Blog

Novación: una posible solución a la hipotec

Novación: una posible solución a la hipoteca

La Hipoteca consiste en tomar un bien, generalmente un inmueble, para asegurar el cumplimiento de una obligación adquirida. Comúnmente consiste en el pago de un crédito o préstamo. Dicho bien permanece en manos del propietario mientras cumpla con los pagos, de lo contrario el acreedor puede realizar la venta de la propiedad para liquidar el dinero que se debe.

Cuando se termina de pagar una hipoteca, el siguiente paso es cancelar la misma en el Registro de la Propiedad. De no ser así este organismo se encargará de hacerlo sin costo al usuario; sin embargo puede traer repercusiones. Hay que añadir que la cancelación de la hipoteca no significa la causa de extinción del préstamo pero evita  que personas interesadas en el inmueble conozcan su estado.

Sin embargo, hay ocasiones en que terminar de pagar una hipoteca parece una tarea imposible, lo que nos trae al siguiente tema: La Novación, mediante la cual el usuario pacta nuevas condiciones sobre el contrato ya hecho.

La Novación es una operación potencialmente beneficiosa para ambas partes, el usuario y la institución financiera, ya que los gastos que requiere el contrato privado son mínimos y casi nunca incurre en cargos de escritura pública, por lo que hay una buena posibilidad de llevarla a cabo.

¿En qué consiste?

La Novación es todo cambio que se haga en un préstamo hipotecario posteriormente a su contratación, lo que implica un nuevo acuerdo de voluntades para renegociar el contrato.

Dentro de sus posibilidades se encuentra el incremento al importe del préstamo para acceder a nuevos fondos. La modificación del plazo. Introducción de carencias de amortización. Cambio de sistemas de liquidación, tipos de referencia, etc. Liberación o incorporación de nuevas garantías o el cambio de divisa en la que figura el préstamo. Entre otras.

En el caso de la ampliación de una hipoteca, utilizada correctamente, representa una manera excelente para mejorar la liquidez y disminuir los pagos mensuales. Generalmente cuando un banco permite realizar una Novación, se solicita una nueva garantía o aval para mejorar las condiciones jurídicas sobre las ya presentadas.

Sus ventajas consisten en:

Pagar menos. Una novación permite revisar el plazo, los intereses y el monto que se le suma a la hipoteca en curso. Su revisión permite negociar una cuota menor mensual mientras se alarga el plazo de la devolución.

Mayor liquidez. Sea que se necesite hacer ampliaciones a la casa, reparaciones u otras tareas, el banco que ya otorga al usuario una hipoteca puede ofertar nuevas oportunidades, como la ampliación de ésta.

Menos intereses. Los créditos personales para abrir un local o simplemente consumir, suelen tener intereses mayores. Ampliando la hipoteca pueden reducirse los intereses de otros tipos de préstamos.

Por otra parte se debe poner atención a los costos ya que los de una Novación suelen ser elevados, en la mayoría de los casos, contraponiéndose a los que conlleva un crédito personal o de menor plazo. Estos deben sumarse a la deuda total, disminuyendo así, la rentabilidad de dicho préstamo en su totalidad.
Hay que tener en cuenta que se trata de una nueva operación, por lo que se debe preparar toda la documentación necesaria para un nuevo préstamo. Incluso, es posible que se deba tasar de nuevo el inmueble en cuestión y negociar precios y riesgos.

Todo esto de acuerdo a las condiciones del contrato y el bien. Es una buena oportunidad pero, como en todo, hay que estar al pendiente de todos los factores que se verán involucrados en la operación. En Notarías 183 y 81 te asesoramos en cualquier trámite que desees realizar, no dudes, mejor asegura tu futuro y dinero.

Links de interés

  • CNDF
  • ANNM
  • UP
  • ANA
  • UNAM
  • Gobierno del Distrito Federal
  • Orden de Malta
  • Junta de asistencia privada
  • CANADEVI
  • Cámara de diputados
  • Asamblea Legislativa del Distrito Federal
  • Finanzas DF
  • Sistemas de agua de la ciudad de México
  • DGRT