Blog

¿Sabes qué es un fideicomiso?

¿Sabes qué es un fideicomiso?

Una de las maneras más usuales por las que las personas físicas y morales pueden hacer negocios es el fideicomiso; operación mercantil mediante la cual se destinan ciertos bienes para un fin en particular que será encomendado a una institución de crédito.

Cada vez se utiliza con más frecuencia el contrato de fideicomiso como herramienta legal que permite realizar negocios en distintos giros, tales como garantizar la educación de los hijos, respaldar el pago de una deuda o administrar recursos que requieren conocimientos especializados.

Es mediante este contrato que una persona, designada como fideicomitente, entrega, por un tiempo determinado, parte de su patrimonio (bienes y derechos) a una institución que los administra en favor de otra persona. Así pues, el objeto del fideicomiso puede ser fijado libremente por las personas que intervienen en la celebración del contrato, siempre y cuando las actividades a realizar sean lícitas.

En el fideicomiso participan tres partes:

  • Fideicomitente: Persona física o moral que constituye un fideicomiso para destinar ciertos bienes o derechos a la realización de un fin lícito y determinado. Encarga dicha realización a una Institución de Crédito.
  • Fiduciario: Es la persona encargada por el fideicomitente de realizar el fin del fideicomiso. Éste se convierte en el titular del patrimonio constituido por los bienes o derechos destinados a la realización de tal finalidad.
    Sólo pueden ser fiduciarias las instituciones expresamente autorizadas para ello conforme a la Ley General de Instituciones de Crédito.
  • Fideicomisario: Persona física o moral que recibe el beneficio derivado de un fideicomiso.

La institución fiduciaria tiene como función administrar los bienes que fueron aportados por el fideicomitente y de entregar al fideicomisario las ganancias que se han generado. En resumen, es el fideicomitente quien define la finalidad del fideicomiso, el fiduciario se encargará de llevarla a cabo; y como resultado, el fiduciario será beneficiado por esta operación.

Características del fideicomiso

Las características que se requieren para el fideicomiso son muy sencillas:

  • Tanto el fideicomitente como el fiduciario deben estar libres de restricciones para contraer esta obligación.
  • Para formar el patrimonio fideicomitido se pueden entregar varios y todo tipo de bienes, siempre y cuando sean lícitos.
  • Cuando un bien se entrega en calidad de fideicomiso, dicho patrimonio deja de ser del fideicomitente y adquiere una autonomía, ya no perteneciendo a nadie en específico.
  • El patrimonio debe estar destinado a un plan específico.

Restricciones del fideicomiso

  • Su fin no puede ser secreto, ilícito o producto del fraude.
  • Los derechos personales del fideicomitente, es decir, aquellos que únicamente esa persona puede exigir, como el pago de una deuda, nunca se convertirán en parte del fideicomiso.
  • En caso del fallecimiento del beneficiario, no se podrá hacer un cambio de fideicomisario.
  • Su duración no será mayor a cincuenta años a excepción de que el fideicomisario sea una persona moral de orden público, tales como un parque nacional, edificio histórico o escuela pública, una institución de beneficencia o arte sin fines de lucro y que dicha operación sea destinada para costear los gastos de su mantenimiento.
  • La creación del fideicomiso con beneficios para el fiduciario, es decir, que el fiduciario sea a su vez fideicomisario. Esto sólo se puede hacer si la institución se otorga créditos para realizar actividades empresariales o pago de deudas.

Se debe tomar en cuenta que el fiduciario tendrá que nombrar personas responsables de la administración, que a su vez garanticen que en todo momento el fin para el cual fue creado el fideicomiso se lleve a cabo.

Pasos a seguir para crear un fideicomiso

  1. Determinar cuál es la finalidad que se desea realizar y seleccionar los bienes de los que desea disponer para lograrlo.
  2. Seleccionar quién será el beneficiario.
  3. Elegir una institución financiera para que se encargue de la administración y pactar con la misma las condiciones de la administración.
  4. Se debe tomar en cuenta que el fiduciario cobrará una remuneración por esta gestión, por lo cual es necesario tener una previsión de fondos para cumplir con el pago oportunamente.
  5. Definir el periodo de duración, recordando siempre las limitaciones de las duraciones estipuladas, es decir, no puede ser superior a 50 años.
  6. Solicitar el contrato a la institución financiera.
  7. Las condiciones del contrato deberán ser sopesadas y discutidas; una vez que esto suceda, es necesario reunirse con la Institución financiera para su firma, y cuando sea el caso, ante fedatario público.

Links de interés

  • CNDF
  • ANNM
  • UP
  • ANA
  • UNAM
  • Gobierno del Distrito Federal
  • Orden de Malta
  • Junta de asistencia privada
  • CANADEVI
  • Cámara de diputados
  • Asamblea Legislativa del Distrito Federal
  • Finanzas DF
  • Sistemas de agua de la ciudad de México
  • DGRT